Como ciudadanía hemos de ser conscientes de la amenaza que supone la circulación de bulos y que somos una parte involucrada. Los bulos contribuyen, por ejemplo, a avivar el discurso de odio contra colectivos de especial sensibilidad, o a crear imaginarios relacionados con la salud que pueden resultar peligrosos, así que ciudadanía y organizaciones civiles tenemos que trabajar juntos para lograr esta conciencia.

Una de nuestras mayores armas es la educación y la divulgación, que ya hemos puesto en práctica en colaboraciones con porCausa.org y con ayuntamientos como el de Gijón con el taller «Combatir las #fakenews. Aprende a luchar contra la desinformación y a trabajar el pensamiento crítico en internet con jóvenes», y el Ayuntamiento de Barakaldo con el seminario «Rumores, bulos y Redes Sociales». También con nuestras intervenciones en la Santander Social Week 2018 o en el Coruña Mobile Congress 2018.

Creemos que es importante transmitir estos mensajes también allí donde está la gente que, en principio, no va a buscar formación sobre estos temas, y por eso hemos participado en actividades que mezclan la divulgación con el ocio para la población general como las Noches de Ciencia que organiza la Asociación de Divulgación Científica de Alicante con «No lo llames Fake News, llámalo desinformación» o las actividades científicas de la Feria del Libro de Granada dentro de la sesión «¿Por qué nos lo creemos todo?».